Embarazada con ovarios poliquístico: ¿Cómo alimentarte?

Una de las características del síndrome del ovario poliquístico es la resistencia a la insulina, lo que no se traduce en diabetes pero constituye un problema constante para las mujeres que lo sufren. La insulina es la encargada de transmitir a las células la glucosa. Cuando estas no tienen la energía suficiente, las mitocondrias  no […]

Una de las características del síndrome del ovario poliquístico es la resistencia a la insulina, lo que no se traduce en diabetes pero constituye un problema constante para las mujeres que lo sufren. La insulina es la encargada de transmitir a las células la glucosa. Cuando estas no tienen la energía suficiente, las mitocondrias  no podrán trabajar bien y aparecerán fallos en el organismo. Este problema endocrino puede derivar en hipo e hipertiroidismo y otros problemas de control de peso, como el sobrepeso y la obesidad, factores que dificultan bastante el embarazo.

“La obesidad a nivel ventral es la que más problemas causa cuando se quiere concebir”, explica Mónica Barreal, experta en nutrición de la clínica Ginefiv. La especialista añade que por cada punto que se pase sobre un IMC saludable , se disminuye un 5 por ciento las posibilidades de quedarse embarazada. Si se suma este factor al retraso de la edad de maternidad, cada vez más frecuente, el porcentaje del éxito de un embarazo es bastante bajo y todavía más improbable si se sufre el síndrome de ovario poliquístico, que provoca el fallo de muchos folículos.

piramide-nutricional-marcela-lopez-3-638

Nutrición y embarazo

Desde la clínica Ginefiv trabajan este problema desde todos los prismas, haciendo especial hincapié en la importancia de la nutrición.

“Si se está en un sobrepeso o un infrapeso, la condición nutricional no es óptima para concebir, por lo que se tendrán que corregir las deficiencias”, aclara Barreal. Por tanto, si hay una falta de nutrientes como si no pueden asimilar por la resistencia a la insulina, el cuerpo percibirá que no estará preparado para un embarazo y lo evitará a toda costa.

Corregir este problema de forma gradual será uno de los primeros pasos que habrá que dar para favorecer el embarazo, ya sea natural o inducido por técnicas de reproducción asistida. “Es muy importante que los cambios de peso no sean drásticos, porque esto permitirá al cerebro ir percibiendo las señales que le indican que el cuerpo se está recuperando”, afirma la nutricionista.

Además, Barreal señala que existen nutrientes más esenciales para la fertilidad que otros en los que se tendrá que ir incidiendo según la etapa del embarazo en la que se encuentre la mujer.

En la primera etapa es frecuente que se realice una estimulación de la reserva ovárica para provocar un embarazo, por tanto, es necesario que los folículos que se extraen sean de la mayor calidad posible. Nutrientes como el ácido fólico, la vitamina b12, la vitamina A, la vitamina E y minerales como el zinc, el yodo y el hierro serán fundamentales. “Cuando necesitemos que el semen viaje al útero, el zinc y el selenio serán especialmente importantes”, indica la experta.

JAJAJA

Barreal señala la deficiencia hídrica y el consumo hidratos de carbono de alto índice glucémico como otros dos factores que dificultan el embarazo y se pueden corregir. “Hoy en día, otras bebidas han desplazado al agua. Una mujer que quiera preservar la fertilidad debe asegurarse al menos dos litros de agua diarios”, indica.

En el caso de los segundos, se segregará mucha insulina generando hiperinsulinemia y cambiando los ciclos foliculares y alterándolos, además, aumentará los depósitos de grasa, la inflamación.

“Los mejores alimentos para la fertilidad en cualquier etapa son los alimentos semáforo: verdes (que contienen ácido fólico), naranjas (vitamina C)  y rojos (antioxidantes)”, resume.

En cuanto los minerales, el consumo de proteínas de pescados y mariscos aportará el yodo y zinc necesario para mejorar la fertilidad. En hidratos, Barreal aconseja consumir alimentos integrales y legumbres, frente a los refinados, y combinarlos con proteínas.

Evitar la cafeína es crucial para mejorar la fertilidad. La experta recuerda que ésta no solo se encuentra en el café. “El chocolate aporta muchos hidratos de alto índice glucémico más cafeína, lo que provocará una doble bomba en la mujer con ovario poliquístico que busque el embarazo”. Barreal concluye que cualquier tipo de chocolate que no sea cien por cien cacao, debe quedar tachado de la dieta de estas mujeres.

Fuente: www.dmedicina.com

COMPARTIR