Una alimentación equilibrada y saludable durante el embarazo es esencial tanto para la gestante como para el desarrollo del bebé. Comer de una manera saludable aporta las cantidades necesarias de nutrientes durante el embarazo, pero hay que prestar atención a algunos alimentos que se podrán comer de manera restringida y otros que se deben evitar.

Asociamos el sushi a diferentes formas y preparaciones de pescado y marisco crudo, acompañados o no de arroz, y se puede considerar como unos de los platos más reconocidos de la gastronomía japonesa internacionalmente. Contrariamente a la cultura popular (occidental), sushi se puede definir como un plato o tipo de comida de origen japonés que está basado principalmente en arroz cocido y adobado con vinagre de arroz, sal y azúcar y aderezado con otros ingredientes.

¿Qué problemas están relacionados con el sushi?

Hay tres puntos que preocupan cuando se habla del consumo de pescado crudo, especialmente durante el embarazo: las infecciones producidas por bacterias (como la listeria, que es la más común), las infecciones producidas por parásitos (el más común es el anisakis) y la contaminación química del pescado (especialmente por metales como el mercurio).

Entre las infecciones producidas por bacterias, encontramos la listeriosis. Es una enfermedad causada por una bacteria llamada listeria que es capaz de contaminar algunos alimentos, como son las carnes, pescados o mariscos que no están suficientemente cocinados en los que también se incluiría el salmón ahumado, así como leche, quesos y derivados lácteos que no han sido pasteurizados. La listeriosis puede causar abortos, muertes fetales más tardías o enfermedades graves en el recién nacido.

Otros problemas potenciales son la infecciones parasitarias como la que se produce por el anisakis. La infección por anisakis causa en la gestante trastornos gastrointestinales y hepáticos y suele ser una enfermedad debilitante para la embarazada. El embarazo dificulta o imposibilita el correcto tratamiento de la enfermedad.

Algo menos conocidas son las intoxicaciones por una toxina llamada ciguatera, que se encuentra en algunas especies que habitan en climas tropicales alrededor de las barreras de corales, como la barracuda, serviola o el pargo. La infección por ciguatera puede provocar aborto o parto prematuro.

Existen algunas especies que contienen unos niveles de mercurio elevado, como son el pez espada, el atún rojo, el emperador, la caballa gigante, el blanquillo (panga) o el tiburón. Las mujeres deben evitar el consumo de estas especies por su alto contenido en mercurio.

¿Qué se puede hacer al respecto?

A diferentes problemas, diferentes soluciones. En cuanto a infecciones por anisakis, las recomendaciones pasan por una congelación a -20ºC durante 7 días o bien durante unas 15 horas a una temperatura de -35ºC (recomendaciones de la Agencia Americana de medicamentos y alimentos FDA).

Pero la congelación no es suficiente en los casos de listeria o ciguatera, de hecho la ciguatera es resistente al calor o la cocción. En estos casos, las recomendaciones son evitar las especies arriba citadas.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) fija como límite alrededor de 1.6 microgramos de mercurio por kilogramo de peso a la semana. En el caso del atún, equivaldría a unos 360 grs. (12 onzas) semanales como límite, teniendo en cuenta que una pieza de sushi tiene un peso aproximado de 30 grs. (ya sea sashimi o niguiri).

Resumiendo…

La mujer embarazada puede comer sushi de manera segura si lo desea teniendo en cuenta los siguientes puntos:

  • Congelado del pescado (como ya se ha explicado anteriormente).
  • Un consumo de atún de menos de 360grs. semanales.
  • Evitar el consumo de marisco crudo o anguila por riesgo de listeriosis
  • Evitar el consumo de barracuda, caballa, pargo o serviola por riesgo de infección por ciguatera.

Fuente: www.matterna.es 

COMPARTIR