Ryan Mario Yasin, un diseñador egresado de la academia de Londres es el creador de esta original idea. Sus estudios en ingeniería aeronáutica le permitieron llevar el concepto de «talle único» a un nivel tangible. ¿El resultado? Prendas de vestir que acompañan a los niños en su crecimiento.

La firma que se encarga de desarrollar el producto se llama Petit-Pli. Las prendas están confeccionadas con plisados que permiten su estiramiento a la par del crecimiento del niño. Y contrario a lo que pudiéramos imaginar, no luce como ropa de talla grande, abultada o poco estética.

El breve contacto que tuvo el diseñador con el mundo de la moda fue suficiente para que conociera la cantidad de desechos tóxicos y la polución que genera una de las industrias más grandes del mundo. Fue entonces cuando se dio cuenta que debía hacer algo para contribuir con el medio ambiente:

 

«Me di cuenta de que podía enfocar mi proyecto en la ropa infantil: ¨una talla para todos¨. Una vez que me decidí por este concepto,  fue solo cuestión de tiempo encontrar cómo lograrlo».

Bajo el concepto de «una talla para todos», Yasin busca desarrollar una marca para pequeños aventureros que estén dispuestos a conocer su mundo a través de las experiencias tangibles. Las prendas están diseñadas para cualquier clima y, asegura, son tan cómodas que no restringirán sus movimientos.

A simple vista, las fotos le quitan crédito a la ocurrente idea, pues la ropa no es atractiva en comparación a la tradicional. Sin embargo, no podemos negar que es una idea que propone un cambio de paradigma para una sociedad que está acostumbrada a renovar el guardarropa cada temporada.

Fuente: www.vix.com 

COMPARTIR