La congelación de semen es una técnica rutinaria y sencilla que se puede realizar en cualquier laboratorio de reproducción asistida.

Para garantizar que la seguridad del resto de muestras del laboratorio de andrología no se compromete, es necesario que antes de congelar el semen el paciente aporte serologías actualizadas.

Además, también hay que valorar la calidad seminal mediante un seminograma (concentración, movilidad, morfología y vitalidad) antes de realizar la técnica, ya que será el factor principal que determinará la viabilidad de la muestra una vez sea descongelada.

El único requisito imprescindible para realizar esta técnica es que se encuentren espermatozoides móviles en el eyaculado.

Congelación espermática

Generalmente, la criopreservación espermática se lleva a cabo mediante un proceso de congelación lenta. Se añaden crioprotectores a la muestra (entre ellos, algunos tienen componentes de la yema de huevo) para evitar que se produzcan daños celulares en los espermatozoides. Estos crioprotectores deshidratan las células para evitar que el agua, al congelarse, rompa las membranas, cosa que provocaría la muerte celular.

Una vez añadidos los crioprotectores, la muestra se reparte normalmente en criotubos o en pajuelas, se va descendiendo la temperatura de éstos paulatinamente y finalmente se almacenan en nitrógeno líquido, a -196ºC. Es importante destacar que es durante los procesos de congelación y descongelación cuando los espermatozoides pueden sufrir daños. Durante el almacenaje, la calidad seminal no varía.

Criopreservación espermática

En el caso de las muestras valiosas (procedentes de pacientes oncológicos, biopsias testiculares, lavados por VIH…), la congelación se puede realizar en pequeñas perlas para optimizar la utilización de éstas, ya que es posible descongelar menos cantidad de muestra cada vez.

En las muestras de buena calidad, a pesar de que algunos parámetros seminales pueden verse alterados tras el proceso de descongelación (como el número de espermatozoides vivos o la movilidad), esta técnica no disminuirá las probabilidades de éxito del tratamiento.

Sin embargo, si la calidad de la muestra es mala, las alteraciones en los parámetros serán más acusadas. Por tanto, para aquellas técnicas en las que se necesite una concentración determinada de espermatozoides móviles (IA), los resultados pueden verse comprometidos.

A pesar de verse alterados algunos de estos parámetros, hay estudios que han confirmado que los resultados de los tratamientos de reproducción asistida en los que se utiliza la técnica de microinyección intracitoplasmática (ICSI) con semen congelado no empeoran.

Fuente: www.reproduccionasistida.org

COMPARTIR