Los errores más comunes que cometes al hacer dormir a tu guagua

Es necesario comenzar con una rutina desde temprana edad. A partir de los 3 meses es el momento idóneo para seguir algunas estrategias y así crear una base para que la guagua aprenda a dormir bien. Así podrá acostumbrarse a la luz y al ruido durante las siestas y por la noche procura que haya […]

Es necesario comenzar con una rutina desde temprana edad. A partir de los 3 meses es el momento idóneo para seguir algunas estrategias y así crear una base para que la guagua aprenda a dormir bien. Así podrá acostumbrarse a la luz y al ruido durante las siestas y por la noche procura que haya silencio y oscuridad.

Introducir una rutina a última hora de la tarde, algo así como un “ritual de sueño” que implique un baño, un masajito y un cuento hará que día a día se fomente el que se acerca la hora de dormir.

Los errores más comunes en relación con el descanso nocturno son los siguientes:

1.- Acostar demasiado tarde a los niños: cuando los niños se acuestan cansados, muy cansados, les cuesta mucho dormirse y se despiertan más temprano que cuando  se acuestan a una hora adecuada

2.- Ofrecer muchos estímulos: el móvil tan entretenido con su muñequito giratorio sonidos y luces que tiene en la cuna puede hacer que se distraiga y le cuesta conciliar el sueño. Si es mayor y tiene muchos juguetes en su cama puede que se entretenga con ellos con la luz apagada.

3.- Pasarlo de la cuna a una cama demasiado temprano tampoco sería muy beneficioso. Un niño antes de cumplir 3 años aún no está listo para salir de su cuna, no tienen el desarrollo cognitivo y el nivel de autocontrol necesario para no traspasar las barreras imaginarias de la cama.

4.- Si ha tenido un día muy movido: no puedes esperar que tu hijo simplemente apague la luz y se duerma, es necesario una serie de actividades tranquilas y agradables para prepararlo para el fin del día para su descanso, leer o escuchar música sería muy adecuado para establecer este clima relajado. No abandones muy pronto esta rutina, le sirven a los niños hasta avanzada edad.

5.- Usar el movimiento para dormir:está bien pero, para tranquilizar a un niño que está irritable, una vez dormido hay que dejar de moverlo, de lo contrario es posible que no alcance la fase de sueño profundo, sería la misma calidad de sueño que tienes cuando viajas en un auto.