Tareas para la casa ¿ventaja o desventaja en el aprendizaje?

De un tiempo a esta parte se viene discutiendo sobre las tareas que los estudiantes llevan a la casa y el poco tiempo que tienen para descansar. A esto se suman las demandas que también incluyen a los padres y, a cuánto influye esta carga en el hastío de nuestros hijos hacia sistema escolar. La […]

De un tiempo a esta parte se viene discutiendo sobre las tareas que los estudiantes llevan a la casa y el poco tiempo que tienen para descansar. A esto se suman las demandas que también incluyen a los padres y, a cuánto influye esta carga en el hastío de nuestros hijos hacia sistema escolar.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) entrega datos que indican que los estudiantes chilenos dedican 4 horas semanales a realizar tareas en casa, lo que sería un exceso según el mismo organismo. Si además sumamos que gran cantidad de estudiantes tienen jornada escolar completa, la carga sería suficientemente pesada como para empezar a producir estrés.

Por otro lado, la OCDE establece que el número de horas de tareas no tiene relación con el rendimiento escolar.

Si no queda más remedio que resignarse a las tareas, el tipo de tareas también es determinante, ya que no todas las tareas son una carga y una obligación.

Existen tareas muy motivantes que ayudan a generar más procesos creativos, desafíos entretenidos y simpáticos.

En este aspecto es totalmente recomendable que tengan trabajo para realizar en su casa. Alternativas como lectura y visitas a museos, son tareas que pueden ser igualmente evaluadas y propician la unión familiar, un paseo y le viene bien a cualquiera.

Por lo visto el problema no es tener tarea para la casa si no que radicaría en el tipo de tareas que tienen que hacer nuestros hijos en la casa y cómo eso afecta a todo el grupo familiar. Tal vez sugerir nuevas tareas en las reuniones de apoderados podría ser una buena forma de que las tareas sean una experiencia de aprendizaje lo más lejano a lo académico tradicional.

COMPARTIR