Estudio UC investiga relación entre consumo de ácidos grasos omega 6 en el embarazo y tejido adiposo en recién nacidos

Un estudio científico liderado por la Carrera de Nutrición y Dietética de la Pontificia Universidad Católica en el Hospital Clínico de dicha casa de estudio, así como en el Hospital Sótero del Río, demostraría la relación entre una dieta alta en ácidos grasos omega 6 en el último trimestre de gestación y el desarrollo de […]

Un estudio científico liderado por la Carrera de Nutrición y Dietética de la Pontificia Universidad Católica en el Hospital Clínico de dicha casa de estudio, así como en el Hospital Sótero del Río, demostraría la relación entre una dieta alta en ácidos grasos omega 6 en el último trimestre de gestación y el desarrollo de tejido adiposo en el recién nacido.

Carolina Aguirre, docente de la carrera de Nutrición y Dietética de la Pontificia Universidad Católica, investigadora a cargo del proyecto Fondecyt, explicó: “Estamos evaluando la ingesta de mujeres embarazadas durante el último trimestre, específicamente en relación al perfil de ácido graso omega 6 y omega 3, el contenido de estos ácidos grasos en la sangre del cordón umbilical, y luego en los recién nacidos evaluamos la composición corporal mediante un examen llamado pletismografía por desplazamiento de aire, que es una técnica para saber cuánta grasa corporal tiene el recién nacido”.

La nutrición en el embarazo cumpliría un rol determinante en la grasa corporal del recién nacido.  La investigación parte de la evidencia científica de que en estudios in vitro y en animales, los ácidos grasos omega 3 podrían disminuir la acumulación de grasa corporal, mientras que los omega 6 la estimularían.

Los omega 6, que muestran un aumento significativo de consumo en los últimos años, están en varios alimentos como es en la mayoría de los aceites vegetales, algunos frutos secos como el maní, y algunas carnes. Los omega 3 como el ácido alfa-linolénico, que han disminuido su consumo, se encuentran en las nueces, en la chía, linaza, en el aceite de canola, entre otros alimentos, mientras que el EPA y DHA está presente en pescados y mariscos.

Según Carolina Aguirre y sus co- investigadoras de Nutrición y Dietética de la UC, Bárbara Samith y María José Rojas, existen estudios epidemiológicos que muestran que ha aumentado el contenido de omega 6 en la leche materna, lo que permitiría asociarlo al aumento de la obesidad infantil. En el contexto del proyecto, también incidiría en una mayor acumulación de grasa en el lactante.

En el estudio solo participan, embarazadas de peso normal y recién nacidos con lactancia materna exclusiva. La muestra para el análisis del perfil de ácidos grasos es obtenida de la sangre extraída del cordón umbilical de los recién nacidos y se infiere que el perfil de ácido graso debiese ser similar al hijo en lactancia. Paralelamente, este estudio se vinculará a otros liderado por la UC, en el cual evalúan la suplementación de DHA en mujeres en los primeros 4 meses de lactancia, lo que permitirá ampliar el periodo de evaluación en madres e hijos del estudio.

Este es la primera investigación en Chile que busca la relación entre perfil de ácidos grasos de la madre y la composición corporal del hijo. La nutrición en esta etapa del desarrollo, último trimestre de gestación, podría tener una repercusión en la vida adulta.

COMPARTIR